Los años siguientes fueron de aprendizaje y experiencias. Iba poco a poco conociendo más el negocio. Trabajaba muchísimo porque abríamos los siete días de la semana y no tenia recursos para trabajadores y mis palizas era colosales.

En el centro comercial me lo pasaba muy bien a pesar de tanto trabajo. Hice muchas amistades con las que salía de juerga cuando cerrábamos las tiendas. recorríamos todos los chiringuitos de Alcalá de Henares, nos acostábamos muy tarde y disfrutábamos de la vida.

Era muy joven y dormir poco no era problema para rendir al día siguiente. Terminaba el día de trabajo muy cansado, porque gracias a Dios, la tienda iba viento en popa y los clientes nos reconocían la colección y la calidad de esta.

Siempre he sido muy avanzado en marketing y comunicación. He considerado que la información y comunicación con los clientes era la base del presente y futuro. En aquella época, hablo del año 1991-1992 no existían los móviles ni el correo electrónico. Las redes sociales llegaron en los primeros años del siglo siguiente, el actual para nosotros.

Ya en esos momentos nos buscábamos la vida para coger el domicilio de los clientes y poder mandarles cartas con ofertas y promociones. En aquellos años no estaba tan enrarecido el ambiente las promociones y las rebajas, se respetaban las épocas y las rebajas tenia sus fechas marcadas claramente en el calendario. A los clientes les anunciábamos las rebajas exclusivas para clientes preferentes unos días antes de ponerlas al resto de clientes, y respondían. Vaya si respondían. Qué tiempos aquellos…

Comparte éste artículo con tus amigos
×