El centro comercial Parque Corredor irrumpió con fuerza en el Corredor del Henares, aunque no exento de muchísimos problemas para su apertura. Precisamente, los problemas de infraestructuras, accesos y permisos hicieron que su apertura sufriera retrasos. Las obras de construcción fueron rápidas. Recuerdo haber firmado el contrato de arrendamiento con dos personas que aún, hoy en día mantengo un gran recuerdo, sólo ocho meses antes de la inauguración. Estas dos personas son Javier del Villar, con quien en estos 35 años he tenido la ocasión de coincidir en más ocasiones y Chema Fernández. El destino profesional de este último dio un cambio radical por la profesión de sus hijos, ambos futbolistas.

Recuerdo casi como si fuera ayer, el día que fui a ver la explanada donde hoy está situado el centro comercial y la caseta de obra situada en la misma. Desde esta caseta y a través de una ventana se veían las obras y me decían Chema y Javier que antes de navidad estaría inaugurado el centro. Corría el mes de abril de 1994.

Pues así fue, pero esas prisas propiciaron muchas prisas, acuerdos urbanísticos sin concluir y que muchas marcas no llegaran a plazo para inaugurar. Pero había que hacerlo antes de navidad por cuestiones obvias. Y algunas veces, la mejor manera de arrancar es poner el proyecto en marcha, aunque sea con carencias, y el día a día irá haciendo el resto. Y así fue como se inauguró el centro comercial Parque Corredor. Con más locales cerrados que abiertos, con los accesos sin hacer y todo un poco caótico.

Pero arrancaba la segunda tienda de Paco Cecilio en un nuevo emplazamiento y en un local muy pequeño. Apenas contaba con 25 metros cuadrados, pero no os imagináis cómo fueron aquellos años.

Comparte éste artículo con tus amigos
×