Un puente de la Inmaculada fue mi primera visita a ParqueAstur. Decidí que primero conocería el centro comercial para tomar una decisión definitiva. El viaje por carretera en pleno diciembre de hace casi 25 años fue dantesco. No paró de llover, viento, aire, nieve desde León… hasta llegar a Gijón donde había reservado hotel. Días grises, nublados, con niebla, lluvia… típicos días invernales en Asturias fueron la carta de presentación esos días conociendo el centro comercial.

Pasé varios días paseando de arriba a abajo los pasillos del centro comercial. Como os decía en capítulos anteriores, el centro comercial era diferente a cualquier otro. Su arquitectura original y simulando edificios y organismos asturianos, hacía del centro comercial un mall único y diferencial.

Fue tanto los paseos que si por los pasillos entrando y saliendo de las tiendas que llamé la atención de los vigilantes de seguridad del centro. Una persona 12 horas al día paseando y entrando en tiendas sin hacer una sola compra hizo que seguridad se pusiera en alerta. Entre todos ellos se pusieron de acuerdo y empezaron a hacerme un seguimiento. Me sentía perseguido y vigilado. La anécdota fue muy divertida. Después de dos días seguidos pasando muchas horas en el mall un guardia de seguridad se acercó a mi preguntando que hacía en el centro y cual era el motivo de mi estancia allí. Jajajaja, recuerdo esta circunstancia con alegría. Le dije que estaba observando el centro comercial porque iba a abrir, probablemente una tienda allí y que, al no ser de allí, había venido desde Madrid y aprovechaba los días completos para observar flujos peatonales y comportamiento de los visitantes. Como era de esperar, no me creyó.

Llamaron a gerencia para comprobar esta circunstancia y la subdirectora del centro comercial vino a hablar conmigo. Después de dar las oportunas explicaciones y llamar al departamento comercial en Madrid, entendieron mi actitud y aquello sirvió para empezar una sólida relación profesional con todas las personas encargadas del día a día del centro comercial.

Pasado el puente de la Constitución e Inmaculada en Asturias volví a Madrid con la decisión tomada. Mi tercera tienda estaría ubicada en ParqueAstur.

Comparte éste artículo con tus amigos
×