CARLOS LACACI

TWITTERFACEBOOKLINKEDIN

La nueva Ley del Teletrabajo viene a desarrollar el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores y entrará en vigor a partir del 13 de octubre de 2020.

Antes de señalar las principales cuestiones jurídicas del Real Decreto-ley aprobado el 23 de septiembre, conviene recordar que esta ley establece distintos plazos para que las empresas puedan alcanzar los acuerdos colectivos y cerrar los acuerdos sobre el particular. Así, se establece un plazo máximo de 3 meses para formalizar el acuerdo de teletrabajo entre empresa y teletrabajador.

Sin embargo, para las empresas que ya tuvieran un convenio sobre el trabajo a distancia, no les afectará, de inicio, disponiendo que tendrán un plazo de un año para cumplir con las nuevas normas establecidas en la Ley del Trabajo a Distancia o hasta 3 años para el supuesto de que se llegue a un pacto con los trabajadores. De igual forma, las empresas que no tuvieran regulado el teletrabajo, pero que lo vinieran aplicando como consecuencia de la pandemia por el Coronavirus, no estarán obligadas a cumplir con todo lo establecido en la Ley del Trabajo a Distancia, mientras duren las medidas excepcionales a aplicar por la pandemia.

¿A quiénes afectará la Ley del Teletrabajo?: se aplicará a aquellos trabajadores por cuenta ajena (no por cuenta propia) y del sector privado (para el sector público el teletrabajo en las Administraciones Públicas aparece regulado en artículo 47 bis del Estatuto Básico del Empleado Público).

Requisito del espacio temporal del teletrabajo: se entenderá que existe teletrabajo cuando exista regularidad del trabajo a distancia (no de forma ocasional), se entenderá que existe dicha regularidad cuando se preste en un mínimo de un 30% de la jornada en un periodo de tres meses (al menos, dos días por semana).

¿Podría teletrabajar desde una provincia diferente a la de la residencia habitual?: en principio, el teletrabajo se llevará a cabo en lugar de la residencia de los trabajadores que opten por esta modalidad de trabajo no presencial. Ahora bien, los trabajadores podrán fijar, libremente el domicilio que ellos prefieran para teletrabajar (no es necesario que sea el domicilio habitual). Efectivamente, un trabajador que resida habitualmente, por ejemplo, en Madrid, podría teletrabajar en su segunda residencia, por ejemplo, desde Málaga. Si bien, existe la obligación para fijar un domicilio en el acuerdo del teletrabajo, que no podrá ser luego modificado de forma caprichosa, sin causa justificada.

¿Podrían los trabajadores negarse a teletrabajar?: el teletrabajo es voluntario tanto para los trabajadores, como para los empleadores. Esto quiere decir que el trabajador no está obligado a aceptar el teletrabajo y no podría ser sancionado por negarse; del mismo modo, el empleador tampoco está obligado a aceptar la solicitud de los trabajadores para que presten sus servicios de forma no presencial.

¿Quiénes corren con los gastos del teletrabajo?: hay que diferenciar entre los gastos relacionados con los medios técnicos para poder llevar a cabo el teletrabajo (ordenador, tablets, móvil) y otro tipo de gastos relacionados con los suministros por consumo de luz, wifi, etc. En cuanto a los gastos respecto a los medios técnicos, correrán a cargo de las empresas, del mismo modo que el mobiliario mínimo necesario para tal fin (una silla ergonómica o un escritorio de trabajo, por ejemplo); en cambio, respecto a otro tipo de gastos habrá que estar a la negociación colectiva o a los acuerdos entre las empresas y los representantes de los trabajadores para definir cómo serán compensados. Por otro lado, también se verá en la negociación colectiva si los pluses de transporte o comida que las empresas vienen abonando a los trabajadores se mantienen o no en la forma de trabajo no presencial. Será necesario firmar un documento, a modo de inventario, indicando claramente los medios que la empresa ponga a disposición de los trabajadores.

Respecto a la confidencialidad y a la protección de los datos que deben cumplir los trabajadores, la Ley del Teletrabajo se remite a la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales. Esto quiere decir que cualquier teletrabajador deberá cumplir con lo que se dicta en dicha Ley, como si estuviera trabajando de forma presencial. Aunque, precisamente por trabajar en la modalidad de teletrabajo, puede ocurrir que los datos que manejen los trabajadores de las empresas estén en mayor riesgo por transmitirse la información de la información a terceros (ámbito familiar, amistades, vecinos, etc.), esto hace necesario que las empresas refuercen aún más sus protocolos para el cumplimiento de la protección de datos e información sensible que manejen sus empleados. En cualquier caso, será necesario firmar un documento entre las empresas y los trabajadores en el cual se fije, de forma precisa, el acceso que se tendrá a la información concreta, la posible monitorización por parte de los responsables del cumplimiento normativo sobre la protección de los datos e información que manejen los trabajadores y el compromiso de confidencialidad por parte de estos.

Causas de despido en la modalidad de teletrabajo: el Real Decreto-ley aprobado el 23 de septiembre sobre el trabajo a distancia indica que las empresas no podrán despedir a los teletrabajadores aduciendo una de las causas objetivas que se señala en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, en concreto: “la falta de adaptación del trabajador a modificaciones técnicas en el puesto de trabajo”. Habrá que ver cómo, en caso de litigio, van resolviendo los juzgados. No obstante, el teletrabajador, con carácter general, gozará de los mismos derechos y obligaciones que cualquier trabajador presencial. Ello quiere decir que a aquéllos también se les podrá sancionar, incluso con la sanción más gravosa, el despido, por otras causas objetivas (ineptitud conocida o sobrevenida del trabajador; causas económicas, técnicas, organizativas o productivas…), así como también para el caso de acreditarse una causa de despido disciplinario, igual que sucede con el resto de los trabajadores.

cuestiones practicas de la ley del teletrabajo

Autor: Carlos Lacaci – Abogado

Socio director de Lacaci & Delgado Abogados

@Lacaciabogado

Comparte éste artículo con tus amigos
× Te ayudamos por whatsapp