Los polos son una prenda versátil que se originó en el siglo XIX en la India, donde se practicaba un deporte llamado polo. El tenista francés René Lacoste fue el primero en diseñar y fabricar un polo de manga corta y cuello abotonado en 1933, que se convirtió en un icono de la moda y el deporte. Su marca Lacoste fue la primera en poner un logotipo visible en una prenda: el famoso cocodrilo verde. Los polos se han popularizado entre los hombres por su comodidad y elegancia informal, y se pueden combinar con vaqueros o bermudas.

Su uso al principio estaba ligado al polo o tenis, hoy se ha extendido a otros deportes como golf o vela. Lo que quiere posicionarlo en un determinado ambiente muy concreto.

Como ves, el polo ha pasado de ser una prenda creada por su comodidad para el mundo del deporte, a ser hoy en día un indispensable en cualquier armario, incluido el tuyo. Y en www.pacocecilio.com los tenemos de promoción hasta el 15 de junio con una oferta irresistible, 3 x 2.

Los polos son prendas que requieren algunos cuidados especiales para mantener su forma, color y calidad.

  • Lee las instrucciones de lavado y secado en la etiqueta de la camiseta tipo polo.
  • Abotona el cuello, voltea la camiseta de adentro hacia afuera y levanta el cuello antes de lavarla.
  • Lava la camiseta con ropa de un color similar, usando un ciclo diario corto a 30° y un detergente líquido suave.
  • No agregues suavizante de telas, que puede dañar las fibras del polo.
  • Trata las manchas previamente con jabón de Marsella o un jabón suave, frotando suavemente la zona manchada por ambos lados de la prenda y enjuagando bien con agua limpia.   
  •  Deja secar el polo al aire libre, colgándolo en una cuerda o en una percha de plástico. Evita las pinzas de ropa y la secadora, que pueden estirar, deformar o encoger el polo.
  •  Plancha el polo del revés a temperatura suave a medio, si es necesario. Pasa la plancha sobre el extremo superior del cuello para que luzca prolijo y en su lugar.
  • Guarda el polo colgado de una percha o doblado en posición horizontal. Abrocha el botón de arriba y endereza el cuello antes de guardar el polo.

Siguiendo estos pasos, podrás conservar tus polos en buen estado por más tiempo. Hay muchos tipos de detergentes líquidos suaves para polos, pero lo importante es que sean seguros para usarlos con ropa delicada y que no contengan lejía ni otros componentes agresivos que puedan dañar las fibras o los colores del polo.

Comparte éste artículo con tus amigos
×