La negociación fue rápida y sencilla porque yo era un joven emprendedor con ganas de comerme el mundo a pesar de mi corta edad, solo 22 años. Pero suplía la juventud con ganas, ilusión y determinación. He tenido siempre meridianamente claro que solo los que tiran al rio se mojan, pero lo más importante, solo esos pescaran los peces. Dicho de otra manera, el que quiera peces que se moje el culo. El inmovilismo no conduce a ningún lado, y echar la culpa de nuestros fracasos o tropiezos a los políticos o dirigentes es de perdedores y mediocres. Y solo los mediocres se rinden, por lo tanto, hay que trabajar y creer en tus propias posibilidades. Nunca he creído en la suerte, si en la mala o la buena. Y tengo muy claro que la buena suerte es fruto del trabajo y esfuerzo.

Me tuvieron que avalar mis padres, modestos y humildes trabajadores, pero un referente moral y educacional para mí y mis hermanos. Mi madre, que Dios la tenga en su gloria, era una ama de casa con varios MBA y masters en finanzas y aprovechamiento de los recursos económicos. No tenía estudios ni había ido al colegio en su infancia, pero no he visto a nadie hacer sobres como ella a primeros de mes para repartir el modesto sueldo de mi padre y que llegará el dinero a final de mes. En los armarios de la cocina entre los platos y vasos guardaba el sobre de la luz, agua, comunidad de casa, hipoteca, comida… De ellos dos, padre y madre, aprendí a vivir sin lujos ni excesos, no hacerlo por encima de mis posibilidades, no endeudarme y tener siempre los pies en la tierra.

Así que, con su inestimable ayuda y la formación de la franquicia me dispuse a abrir lo que hoy en día sigue siendo mi sueño y pasión. La formación la daba RODIER y la hice en la tienda propia de Logroño y las franquicias de Alicante y Madrid. Aquí tengo que hacer mención especial a Martin Jaén, franquiciado de Madrid y que me enseño todo lo que se de este negocio. Martin, hoy abuelo y felizmente jubilado era un empresario de la moda que sabia y conocía el negocio mejor que nadie y me daba trucos y enseñanzas en los primeros años de mi andadura profesional. Y tengo muchos más agradecimientos que os desvelaré la semana próxima.

Comparte éste artículo con tus amigos
×